Para imprimir é necessário habilitar o pop-up Enviar a notícia por e-mail
Aumenta a fonte 
Aumenta a fonte 
Agenda
Brasil responde ataque, defiende legalidad del impeachment y apunta contradicciones de Cuba
26/01/2017 - 01h51

Marcelo Rech, especial de la República Dominicana

Punta Cana – El Embajador Paulo Estivallet de Mesquita, Subsecretario-General de América del Sur, Central y el Caribe, del ministerio de Relaciones Exteriores, representante brasileño en la V Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), respondió al líder cubano Raúl Castro, que el proceso de impeachment de la ex presidente Dilma Rousseff, siguió todos los ritos y apuntó las contradicciones de los que defienden la democracia que no practican en sus países.

Según él, “no puedo dejar de lamentar la incomprensión, reiterada acá por el presidente Raúl Castro, en relación al largo y traumático proceso que resultó en la destitución de la presidente Dilma Rousseff. La democracia es, antes de todo, el imperio de la ley. La democracia también requiere elecciones libres y regulares, libertad de expresión y de organización, y la inexistencia de presos políticos”, afirmó.

Para varias delegaciones presentes, el mensaje de Brasil fue claro y dirigido tanto a Cuba como a Venezuela y los demás países del eje bolivariano. Paulo Estivallet destacó también que “en la democracia, la ley es igual para todos y nadie está por encima de la ley, ni los mismos mandatarios”.

“El proceso de impeachment de la presidente Dilma Rousseff ha sido realizado en estricto cumplimiento de la Constitución y de las leyes de la República Federativa de Brasil, bajo supervisión del Supremo Tribunal Federal. La actitud de incomprensión de Cuba contradice su afirmación sobre la necesidad de estricto respeto a la proclamación de la América Latina y el Caribe como Zona de Paz y en nada contribuye para la construcción de la unidad en la región y para la consolidación de la CELAC. Al contrario”, explicó.

Castro fue el único en criticar lo que llamó de “golpe de Estado parlamentario y judicial en Brasil”. Antes, Rafael Correa, de Ecuador, se había solidarizado con Lula, Dilma y Cristina Kirchner que, en sus palabras, “son líderes históricos que sufren brutales acosos en un intento de detener el proceso de integración en curso”, dijo.

Estivallet destacó también que “la integración latinoamericana es, para Brasil, no solo una política de gobierno, sino un principio constitucional y prioridad permanente de nuestra política externa”.

Él recordó que el 2018, la región conmemorará los diez años desde el inédito encuentro de líderes latinoamericanos y caribeños, en Salvador de Bahia, etapa fundacional de creación de la CELAC, y reconoció la vocación regional para el diálogo y la consolidación de la paz.

Por otro lado, enfatizó que el concepto “unidad en la diversidad” es también “reconocer que el desarrollo de cada país no puede prescindir del desarrollo de nuestra región. Necesitamos convergir en dirección a un futuro mejor sin dejar de observar que hay diferentes caminos posibles para ese futuro común. Por eso, debemos cuidar que diferencias de opinión no se consoliden en elementos de desunión”, concluyó.